Ana Buceta es toda una caja de sorpresas. La gallega, más allá de su faceta como jugadora y de haberse convertido en un referente para todos aquellos que luchan por sus sueños pese a las adversidades, es una de las personas a las que todos los que empiezan a dar sus primeros pasos en cualquier deporte deben tomar como ejemplo a la hora de compaginar el deporte con los estudios.

Su carrera futbolística no ha sido precisamente un camino de rosas. Solamente ella y los que le rodean saben lo que ha tenido que pelear para disfrutar de su sueño. Llegó al Levante UD en 2012 procedente de El Olivo con las maletas llenas de ilusión pese a tener que alejarse de sus familiares y amigos. Desde el primer momento su personalidad encajó muy bien con la del club y supo que había acertado en su decisión. Sin embargo, el fútbol decidió ponerle a prueba de la forma más cruel. En febrero de 2014, tras un mal gesto en el encuentro que midió al Levante UD y al Oviedo Moderno, sufrió un esguince de rodilla con problemas añadidos en el cartílago de la rótula izquierda. No tuvo más remedio que pasar por quirófano para poder seguir disfrutando de su carrera futbolística pero, tras su recuperación, encontró una nueva piedra en el camino. La lesión se agravó y se vio obligada a armarse de paciencia y ser intervenida quirúrgicamente dos veces más. Después de haber estado apartada de los terrenos de juego durante aproximadamente cuatro años, el pasado mes de enero regresó al césped en el partido que jugó el conjunto levantinista ante el FC Barcelona en el Mini Estadi.

Este periodo en el que ha tenido que luchar contra viento y marea para recuperarse lo mejor posible y seguir disfrutando de su pasión, también le ha servido para continuar con su formación. Cuando jugaba en Vigo “coincidían las fechas de selectividad con las concentraciones con la Selección española y no me pude presentar a los exámenes. Solo me quedaba la vía de estudiar un ciclo superior y me recomendaron estudiar Topografía. Cuando vine a Valencia no pude entrar en Obras Públicas por la nota, que era lo que yo quería hacer de verdad, y entré en Topografía”. Así comenzó su paso por una de las carreras más complicadas y que mayor dedicación y esfuerzo requieren. La clave para sacar adelante los cursos y compaginarlos con el deporte fue “organizarse bien”. Una vez finalizada su carrera, decidió seguir formándose para obtener el título de una de las profesiones que están más de actualidad: la de piloto de drones.

La decisión de obtener el título surgió un poco por casualidad pero no dejó escapar el tren. “En mis estudios, en la carrera que he estudiado, Ingeniería en Geomática y Topografía, se estaba poniendo muy de moda utilizar los drones para hacer levantamientos. Cuando estaba lesionada, en un viaje a Madrid con el médico, Ramón, surgió el tema de los drones y empezamos a hablar y resulta que él tenía un amigo que dirige una escuela de piloto de drones. Me pusieron en contacto con él, con la empresa Eagle Drone, y decidí sacarme el título de piloto”. La jugadora explica que para obtener este título hay que realizar el mismo procedimiento que cuando se aprueba el examen de conducir. “Primero vas a clase, te dan una formación teórica, te examinas y luego haces prácticas de vuelo. Tienes una serie de prácticas donde te explican cómo se maneja, las maniobras de vuelo, el tipo de seguridad que tienes que tener en cuenta y luego tienes un examen de prácticas”.

Ana Buceta es consciente de la importancia de estar en formación continua y a la última en los avances de la profesión y, por ello, este título le permite estar a la vanguardia de su especialidad. “En la actualidad, cada vez se habla más del auge de los drones, que se utilizan para muchas funcionalidades y en la ingeniería se está poniendo muy de moda también por el tema de seguridad, puedes acceder a lugares que a pie o de otra manera, instalando una grúa, sería mucho más costoso, más peligroso… Con el dron tienes la posibilidad de acercarte a estos sitios sin correr ningún tipo de peligro”.

La jugadora del Levante UD Femenino se ha convertido en un referente para las jóvenes que compaginan fútbol con estudios y este esfuerzo también fue reconocido en la gala de los Premios Valores Levante UD donde Ana Buceta recogió el galardón a los Valores Académicos.