Que la portería del Atlético Levante UD tiene unos grandes guardianes, eso es indiscutible. El filial levantinista es el conjunto menos goleado del Grupo 3 de Segunda División B, con tan solo 11 goles encajados, y el cuarto que menos tantos ha recibido en la categoría de bronce. Gran parte de culpa de este mérito la tienen los tres guardametas encargados de salvaguardar la red del conjunto granota: Koke, Sotres y Cárdenas. En esta nueva edición de #1909MAG conocemos al segundo de ellos.

Nacido en Santiago de Cudeyo (Cantabria) hace 23 años, Sotres se ha formado futbolísticamente defendiendo el escudo del Real Racing Club, club al que pasó a formar parte con 10 años y en el que jugó más de una década. Con la entidad de Santander ha vivido las mejores experiencias de su carrera, como el debut en Primera División, su primer gol como portero y sus primeras convocatorias con la Selección española. Su trabajo, constancia y buenas actuaciones bajo palos le llevaron a cumplir todos estos sueños, aunque curiosamente, siendo bien joven, también se le daba bien su faceta como delantero. “Marcaba bastantes goles pero me gustaba más la portería”, comenta sonriendo.

Su debut en la máxima categoría se produjo en abril de 2012 con tan solo 18 años. “Me pilló joven, fue carambola porque se lesionaron los dos porteros del primer equipo, yo estaba de tercer potero, y me tocó jugar. Me acuerdo que fue en La Rosaleda y perdimos 3-1, salí en el descanso, tuve una buena actuación y sin duda es un gran recuerdo. El siguiente partido debuté en casa, en El Sardinero, y ese partido no fue tan bien, perdimos 0-3. Fue un momento irrepetible que siempre se me quedará grabado y más con el apoyo de la gente”. Otro de los instantes que recuerda con cariño es el que vivió un año antes, en mayo de 2011, cuando se convirtió en el gran protagonista del equipo de División de Honor del Racing al anotar un gol en la Copa de Campeones. “Fue en Cuartos de Final contra el Athletic Club, íbamos perdiendo 2-1 en los últimos minutos y a la desesperada subí a rematar un córner. Tuve la fortuna de cabecearlo y marcar el gol que forzó la prórroga que acabamos ganando”. Las actuaciones de Sotres no pasaron desapercibidas y los técnicos de la Selección española decidieron llamarle para ejercitarse con el combinado nacional. La primera llamada de la Selección la recuerda a la perfección: “Estaba en el filial del Racing, tenía 18 años y me llamaron para un entrenamiento. Cuando me llamaron no me lo creía, era un sueño poder estar en la Selección y es un recuerdo involvidable”. Llegó para quedarse, puesto que las llamadas se sucedieron tanto en la Sub-19 como en la Sub-20 y Sub-21. Con la Selección Sub-20 tuvo la fortuna de vivir una grandísima experiencia, el Mundial. “Jugar una competición de ese nivel, con la Selección de tu país es un orgullo y sin duda es un bonito recuerdo. Nos dieron varias camisetas al final del torneo, nos llevamos también balones firmados por los compañeros y guardo bastantes cosas de esa experiencia”.

Con tan solo 20 años hizo las maletas para desplazarse casi 1000 kilómetros en busca de nuevos retos en el Recreativo de Huelva, equipo en el que jugó en Segunda División. “Al ser la primera experiencia fuera de casa, no sabes dónde vas ni cómo tienes que actuar, pero la gente allí me trató muy bien y tengo un gran recuerdo”. Durante la pasada temporada volvió a defender el escudo del Real Racing Club y el 31 de agosto de este mismo año se vinculó al Atlético Levante UD. “Después de un par de años un poco complicados en el tema deportivo, que no han ido como esperaba, decidí venir aquí porque el club apostó por mí, porque desde el principio me plantearon el proyecto, me interesó y me parecía un proyecto ambicioso y con el que podía recuperar las sensaciones que había perdido estos años. Conocía a gente de aquí como Toño, Iván, Rubén o Campaña porque con Toño coincidí en el Recreativo, y con Campaña, Iván y Rubén en la Selección. Al mister Carlos Granero no lo conocía personalmente pero he jugado con su hijo en el Racing de Santander y tenía referencias”. Sotres se muestra feliz con el Levante UD y con Valencia porque “la ciudad me encanta, se vive muy bien y en el club desde el primer día los compañeros se han portado fenomenal, somos una piña, somos gente joven, nos llevamos fenomenal, hay buen rollo y estoy muy contento aquí”. A nivel deportivo, el guardameta reconoce que “empezamos con algunas dudas porque somos un equipo joven, no nos conocíamos y nos ha costado tener ese proceso de adaptación y lo pagamos con resultados negativos. A partir de ahí fuimos encontrando nuestra seña de identidad, teniendo más confianza en el juego que realizábamos y logramos parar esa serie de derrotas que tuvimos al principio. Hemos cosechado muchos empates pero estamos en la línea del buen juego, de la buena competitividad que es muy importante en esta categoría y si entran los goles, que creo que estamos teniendo un poco de mala suerte en este aspecto, vamos a tirar hacia arriba seguro”.

Para 2017 Dani Sotres desea “conseguir el objetivo colectivo, que es permanecer en la categoría, y, en lo personal, seguir creciendo como jugador y como persona”.