Víctor Valdés, Maldini, Ayala, Alves, Roberto Carlos, Xavi, Zidane, Steven Gerrard, Ronaldinho, Messi y Ronaldo Nazario.

El héroe del ascenso a Primera División apuesta por una alineación con una acentuada vocación ofensiva tras dibujar sobre el campo una disposición táctica que parte de una retaguardia conformada por cuatro defensores y dos líneas por delante con tres futbolistas por espacio. No obstante, el protagonista mesura esta afirmación. “Mi equipo está equilibrado en todas las posiciones”. El once que plantea parte con Víctor Valdés en la portería. “En el Barcelona hizo unas temporadas espectaculares. Nadie jugaba el balón con los pies como él”, afirma al acreditar las cualidades del guardameta. Maldini y Ayala fijarían el centro de la defensa y Roberto Carlos y Alves podrían proyectarse desde los costados. “Su influencia en el ataque era decisiva”, lanza al catalogar a los laterales. En la medular Zidane ejercería de mago y las botas de Xavi marcarían la candencia del tempo. Steven Gerrard amalgama el terceto aportando “equilibrio y un toque de distinción”. La vanguardia lanzaría fuegos artificiales. La imaginación y el talento burbujean. Messi y Ronaldinho por las bandas propulsarían a Ronaldo Nazario.