El Pistolero

Hasta que llegó su hora es una de las películas western más famosas del director de cine transalpino Sergio Leone. Curiosidades de la vida, fue rodada en Almería, última ciudad donde el “Pistolero” Roger sacó sus armas para celebrar el tanto que significaba el empate en un partido complicado para el Levante UD. El titular de esta película encaja perfectamente con los pensamiento que el vaquero granota tiene cada vez que se enfrenta a un arquero rival. El rectángulo de juego es el terreno donde se desafían los protagonistas. Esta temporada, ocho rivales han caído bajo los disparos del pistolero, ocho guardametas han visto llegar su hora. Desde pequeño, cuando tenía un rato, el valenciano Roger, se sentaba en el sofá con sus abuelos y miraba todos los filmes de vaqueros, siempre le han encantado, miles de veces se ha imaginado como cualquier niño hace, sacar las pistola y disparar, como lo hacían Clint Eastwood, Bud Spencer o Terence Hill.

La trayectoria de actor western no ha ido como se esperaba, pero la de futbolista sí, progresando como solo los mejores hacen. Muchísimos goles en las categorías inferiores, antes con la camiseta del equipo del otro lado de Primado Reig, luego con la que le dará la gloria, la del equipo decano de la Comunidad Valenciana, el Levante UD. La primera temporada como jugador levantinista, la 11/12, se revela como un éxito total. Marca 30 goles en la Segunda División B, teniendo la posibilidad también de debutar con el primer equipo en un partido de Copa del Rey frente al RC Deportivo y de hacerlo también en la máxima categoría del fútbol español, la Primera División. El partido es ni más ni menos un Athletic Club vs Levante UD. La primera vez siempre es única, por eso, Roger, lleva tatuado en el costado las coordenadas del estadio de San Mamés y la fecha del estreno, el 15 de enero de 2012. El tiempo es maduro para sacar las pistolas a pasear un rato delante del publico del Ciutat. En el minuto 44 de la primera parte de los octavos de final de la Copa del Rey, frente la AD Alcorcón, “llegó la hora” de Moreno, el portero rival que fue la primera víctima de Roger, con los “mayores”. Ya es un actor protagonista dentro de la película azulgrana, y la siguiente temporada la 12/13, lo demuestra: 15 partidos oficiales en Primera División y gol frente el Celta Vigo en Balaídos (también lleva tatuadas las coordenadas y la fecha en el costado). La temporada siguiente, la 13/14, el joven Roger coge las maletas y se marcha a Zaragoza, a la Segunda División, para ser el 9 del equipo maño, y lo hace con grandes números: 12 goles en 36 partidos, doble cifra en su debut como nueve titular de un equipo puntero como el Zaragoza.

Como en todas las grandes obras de cine, no todo el camino hacia la gloria es sencillo de recorrer

— Roger

Pero como en todas las grandes obras de cine, no todo el camino hacia la gloria es sencillo de recorrer. La heridas están al orden del día en la vida de un vaquero, pero no le debilitan, al revés, lo hacen más fuerte. La herida más grande se produce en un partido en Gijón en la temporada 14/15 (defendiendo el escudo del Valladolid), donde el pistolero deja un ligamento cruzado en el campo de batalla, lo hace como siempre, luchando. Como un vaquero haría, no se arruga ante las adversidades, sigue en su camino hacia la gloria. Mantiene unos buenos registros en segunda con el Pucela, a pesar de la lesión, marca 6 goles en 16 partidos oficiales en la segunda división. La temporada. La 15/16 se anuncia en las calles de Valencia como la de su consagración. Sin embargo, la suerte se vuelve en contra de Roger y le impide marcar goles para ayudar al Levante a abandonar las posiciónes de descenso. En el mercado invernal decide regresar donde tan bien lo hizo tan solo 6 meses antes. En Valladolid marca 8 goles en 19 partidos oficiales.
El resto es historia reciente, Roger vuelve a su club para intentar devolverlo donde tiene que estar. Desafiando a los porteros rivales sin miedo alguno, sacando las pistolas en toda la península, curiosidades de la vida, la última vez hasta la fecha fue en Almeria, la tierra de los rodajes de las grandes películas de vaqueros, que de pequeño el pistolero Roger veía en el sofá de casa juntos a sus queridos abuelos.