Un café con Tito

Pregunta: Tito, ya han pasado casi seis meses desde que estás al cargo de la dirección deportiva del Levante, cómo te encuentras en este, entre comillas, nuevo rol, porque ya ejercías de director deportivo pero en este caso lo estás haciendo en otro club, en tu club. ¿Cómo te encuentras?

Respuesta: Bueno, pues soy feliz. La verdad es que estoy contento. Es verdad que el hecho de haber comenzado bien la temporada hace que todo parezca más fácil, que todo ruede según lo previsto, pero la experiencia está siendo muy enriquecedora. Es una experiencia profesional. Para mí era un reto importante que con trabajo va a salir adelante. Tengo que decir que es una experiencia muy rica y no estaba acostumbrado a tener una concentración exclusiva para un club porque es mi primera experiencia en un club de fútbol profesional, pero sí que es cierto que sabía un poco cómo funcionaba el mundo del fútbol, pero hay entresijos, hay detalles que solamente los vives cuando estás en el día a día de un club. Lo he afrontado con mucha ilusión, con muchas ganas y la verdad es que tengo que decir que soy una persona feliz a día de hoy.

P.: Al principio cuando llegaste, llamó enseguida la atención que te has rodeado de personas que manejan el mundo del fútbol. Ha sido una decisión inteligente esta.

R.: Ya me lo habéis preguntado, incluso comentado diferentes personas. Yo no entiendo el trabajo individual. No lo entiendo como un secreto en donde no debes demostrar tu metodología, tu forma de trabajar. Entiendo que si no formas un buen equipo es muy difícil conseguir objetivos y tenía muy claro que soy el director deportivo, el máximo responsable, pero yo solo no puedo hacer que las cosas funcionen. Te tienes que rodear de gente de confianza y de personas cualificadas. La experiencia no me parece algo demasiado significativo, pero sí con personas que sean íntegras, que tengan ilusión, que se marquen objetivos, con un grupo humano a nivel personal importante, que es algo que valoro cada vez mucho más. Para mí era fundamental tener a Carmelo del Pozo, a José Hernández, disponer de los recursos que ya había en el club con personas cualificadas como Iñaki, como Mora, como Sancho y gente en la escuela que era el lugar donde menos información tenía, pero hemos hecho un trabajo en los primeros meses de mi llegada al club en donde poco a poco me he ido informando y conociendo. Con el tiempo hemos ido tomando buenas decisiones pero estamos en el camino. Si queremos llegar lejos tenemos que ir juntos y tenemos que hacer un buen equipo para conseguirlo.

P.: ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

R.: Son muchas. Pero quizás lo que más me genera ilusión, el levantarme cada día, es que me acerco mucho al futbolista y al cuerpo técnico. Es, como decía nuestro amigo Manolo Preciado: a lo verde. El hecho de ir todos los días a los entrenamientos, el estar muy cerca del césped, del balón, de los jugadores…es algo que me genera mucha ilusión. Es lo más cercano a cuando eres futbolista profesional. Alguien me dijo cuando era joven que futbolista no se lo propone uno, sino que se convierte en futbolista sin darse cuenta, algo que surge como una afición, como un hobby, como algo que te gusta mucho se convierte de repente en una profesión y creo que, si mantienes esa ilusión por seguir disfrutando de algo que se convierte en tu profesión, al final no tienes freno. Sigues haciéndolo porque te gusta, no porque tiene unas consecuencias sino porque disfrutas.

P.: Cuando te entrevistamos para el documental del ascenso, llamó la atención una cosa que acabas de decir. Dijiste que siempre tenéis que demostrar en el verde vuestro valor. ¿Tú les has dicho también a los jugadores que tienen que demostrar cada día en el campo, en el verde, su verdadero valor?

R.: Sí. Y además, se lo he dicho también a nuestra dirección deportiva. No vamos a poner freno nunca a un futbolista de nuestra plantilla, ya sea del primer equipo, filial, juvenil o jugadores de la escuela. El verde es donde va a poner a cada uno en su sitio. Vamos a ser justos, a ser personas que reconozcamos los méritos y vamos a hacer que el futbolista que se lo merezca vaya dando pasos. Sí que vamos a proteger, y por la experiencia que tenemos en el fútbol profesional, y todos hemos pasado por escuelas, cada uno necesita un proceso. Unos van más rápido, otros van más despacio, pero sí que es cierto que lo que haces en el campo se tiene que recompensar. No vamos a regalar nada, vamos a dar mérito al trabajo de la gente.

P.: Imaginamos que la figura de Manolo Preciado ha sido fundamental para ti y también en esta nueva etapa, en el Levante UD, sigue siendo importante de alguna forma, ¿no?

R.: A Manolo Preciado lo conocí sin tener muchas referencias. Coincidimos en el Levante pero desde el primer momento que entró en el vestuario denotamos que era una persona diferente. Como entrenador seguramente habré tenido mejores, iguales o peores. Pero como persona era muy íntegra, era un tipo muy cercano y justo. Era una persona que se ponía en tu lugar, muy empática, y eso como exfutbolista que era, cuando eres jugador lo agradeces. Él consiguió algo muy importante, que fue que una plantilla de 25 futbolistas muy diferentes todos, pero con un nivel muy alto, fuéramos un grupo humano muy unido. Eso es muy difícil y esa gestión fue obra de Manolo Preciado. Manolo Preciado nos ha dejado un legado a todos. Desgraciadamente ha aumentado y se ha potenciado por su muerte y que ya no está entre nosotros, pero Manolo Preciado va a ser toda la vida en el Levante una figura muy apreciada y muy querida y el corazón de todos los que vivimos el fútbol español tiene algo de Manolo Preciado. Nos ha dejado algo. Nos ha dejado una huella, nos ha dejado un trocito para que todos pensemos que siendo buena persona también se pueden conseguir los objetivos. Yo creo que esa es la parte que más me gustaba de Manolo.

P.: ¿Ves algunas similitudes con Manolo y Muñiz o aquella temporada y esta?

R.: No, son muy diferentes en cuanto a personas, personalidades y caracteres. Tienen algo en común: son muy justos y los dos, como he dicho antes, quieren ver el mérito del futbolista para que se gane ser titular en el césped. En eso sí que se parecen, pero son muy diferentes. Sí que veo o siento que hay cosas muy similares a la temporada 2003/2004. Una de ellas es la plantilla. La plantilla es tan competitiva como aquella con un cuerpo técnico de un perfil humano sensacional. Tenemos un cuerpo técnico de muy buenas personas. Esto es algo que ya he dicho hace meses y con un vestuario de chicos que son muy buenos profesionales y muy buena gente, en eso hay similitudes. Luego, el inicio de temporada también ha sido bueno, estamos allí arriba y ojalá pueda decir en junio que se ha parecido muchísimo porque podamos conseguir el objetivo: estar arriba.

P.: Tu paso por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), ¿en qué te ha ayudado ahora en tu nuevo cargo de director deportivo?

R.: En organización. Cuando dejas de ser futbolista, un jugador de fútbol tiene mucha información. Es cierto que me formé durante mi etapa de jugador, también es cierto que me retiré muy tarde o con una edad muy avanzada. Tenía casi 39 años cuando dejé el fútbol profesional y durante mis últimos años me había formado para poder entrenar, para ser director deportivo y para poder gestionar áreas deportivas. La profesionalidad que he conseguido aprender en AFE me está ayudando. Se lo decía a muchos compañeros míos de la Asociación que, esos años que había pasado en allí, me habían ayudado mucho a saber gestionarme. Poder ser un candidato a director deportivo del Levante y poder demostrar mis habilidades y mis cualidades al Consejo de Administración fue en parte gracias a mi experiencia en AFE. Me ha ayudado mucho. Todo lo que sabes o las experiencias que vives como futbolista he sabido gestionarlas una vez determinado mi periplo como futbolista. Ha sido una experiencia que me ha ayudado.

P.: ¿Qué te gusta más: la faceta de jugador o la de director deportivo?

R.: Como jugador yo creo que no hay nada comparable. Me sigo sintiendo futbolista, sigo hablando como si fuera jugador. Muchas veces tengo charlas con jugadores en activo y cuando hablamos de fútbol le pongo como ejemplo cosas que me han sucedido porque no cabe duda que las experiencias que pasan los futbolistas que tenemos en el Levante o de la escuela son situaciones que he vivido antes e intento ayudarles. Intento ser una persona que les intente ayudar a gestionarse porque cuando eres futbolista es verdad que, de forma natural, tienes que ser egoísta, porque quieres rendir al máximo y ser el mejor. Hay veces que no te das cuenta pero a la larga siempre que seas el mejor ayuda a tu equipo. Hay veces que no te das cuenta hasta que no te haces adulto o eres más maduro. Quieres ser el mejor, quieres jugar muy bien, quieres jugar siempre pero el hecho de ser futbolista no supera ninguna otra profesión comparada con los que hemos tenido la suerte de haberlo sido.

P.: Estamos cerca de las Navidades, de las fiestas, ¿quieres mandarle algún mensaje a los aficionados?

R.: Claro, claro. Muchas veces he terminado muchas entrevistas y cuando me he ido suelo leer lo que han escrito y escuchar lo que he dicho y muchas veces me he quedado con ganas de decir algo a los aficionados, es una parte fundamental. Hace ya mucho tiempo que dije que el aficionado del Levante es fiel, es muy fiel. De hecho, los últimos años ha vivido en primera división consiguiendo éxitos y los dos últimos años sé que han sufrido pero han estado ahí. Ver que seguimos teniendo una masa social, como socios e incluso de accionistas alta me hace pensar que el futuro del Levante no se va a quedar, no se va a caer nunca. Les voy a pedir lo que hacen siempre: ayudar sobre todo cuando las cosas van mal, que piensen que nosotros queremos lo mismo que ellos, lo mejor e intentar jugar bien para ganar los partidos y que cuando nos ayudan y nos apoyan cuando los partidos se ponen difíciles, el jugador lo siente. Sé lo que se siente cuando estás ahí dentro y cuando tienes tu afición a favor, cuando tienes un grito de aliento en vez de un reproche el futbolista lo agradece y esa confianza aumenta. Solamente, si es que tengo derecho a pedir algo, es que sigan ayudándonos, que juntos podemos conseguir cualquier objetivo que nos propongamos. A todos los que son levantinistas, socios, aficionados, simpatizantes, empleados y todo el mundo que sienta el Levante como parte suya les deseo una Feliz Navidad y un próspero año nuevo.