La familia levantinista tiene la oportunidad de conocer desde este mismo verano, de una manera más cercana, a Nagore Calderón, jugadora que se ha formado en las filas del Atlético de Madrid pero que este año decidió dar el paso de vincularse al Levante UD Femenino para comenzar una nueva etapa en su carrera deportiva. Risueña y con buen carácter podríamos calificar a la centrocampista como una de esas jugadoras que siempre suma, dentro y fuera de los terrenos de juego.

Sus primeros contactos con el balón tuvieron lugar en el equipo de su barrio, donde “jugaba con mis amigos y el presidente dijo que no le importaba hacer equipos mixtos. Estuve ahí hasta que no podía jugar más con los chicos y el Atlético de Madrid vino a buscarme”. Desde entonces y hasta este mismo verano, el único escudo que ha defendido ha sido el del conjunto colchonero. Para Nagore el Atlético de Madrid “me ha hecho ser quien soy hoy en día porque prácticamente he pasado toda mi vida allí, guardo muy buenos recuerdos de esa etapa de diez años, que con la edad que tengo es casi media vida”. Precisamente en el Atlético de Madrid anotó uno de los goles más importantes de su carrera. Fue en la temporada 14/15 cuando marcó uno de los tantos que prácticamente certificó el Subcampeonato del conjunto madrileño y, por consiguiente, la clasificación para la disputa de la Champions League. “Recuerdo ese gol con cariño, además fue un partido muy especial porque nos avisaron de lo de la Champions poco tiempo antes y se nos echaba el tiempo encima. Era muy importante ganarle al San Gabriel, en su casa, ellas se estaban jugando no descender y meter un gol tan pronto nos dio tranquilidad. Fue una jugada ensayada y el equipo hizo un buen partido ese día”.

Como jugadora del Atlético de Madrid, Nagore también ha podido vivir una de las experiencias más gratificantes de la carrera de cualquier futbolista: defender la camiseta de la Selección española. Si tuviera que elegir el momento más especial de esa etapa se quedaría “con el Mundial Sub-17. Ahora parece fácil porque nos clasificamos para casi todo pero antes no lo era. Guardo muy buen recuerdo de aquel Mundial, quedamos terceras cuando nadie apostaba por nosotras. Fue muy bonito y ahí sí que metí un gol muy importante, fue el primero con la Selección y lo recuerdo con especial cariño. Creo que es lo más bonito porque es lo primero que vives, aunque luego han venido otras cosas y jugar el Europeo con la Absoluta también fue algo muy importante en mi carrera”.

Tras esa década de momentos especiales e inolvidables vinculada al Atlético de Madrid, la centrocampista decidió vivir una nueva experiencia en la capital del Túria de la mano del Levante UD Femenino. “Siempre me han hablado muy bien de este club, conozco a gente con la que he coincidido y que han pasado por aquí y me han hablado muy bien de la estructura, de la gente, del grupo y buscaba calidad humana ante todo. Además, el Levante es un equipo que lleva mucho tiempo compitiendo a un nivel muy alto y decidí venir y comprobar si era verdad lo que me decían”. En estos primeros meses en el club ha podido comprobar que todo aquello que le comentaban sobre el Levante era verdad y por ello “no me arrepiento de haber venido”. Nagore solo tiene buenas palabras hacia su actual club: “Apuesta por el Femenino y es algo que nosotras notamos. Hoy en día parece fácil porque muchos se suben al carro pero es muy importante para nosotras sentirnos queridas por el club, jugar en el Estadio y todo lo que hoy en día nos rodea es muy positivo, tenemos que valorarlo y la verdad es que estoy muy contenta de lo que me he encontrado aquí”.

A nivel deportivo, el Levante UD Femenino cierra el año a tan solo un punto del liderato, algo que ha despertado la ilusión de los aficionados levantinistas y que las jugadoras viven con humildad y con los pies en el suelo. “Comparados a otros clubes que están un pasito por encima respecto a muchas cosas, estar ahí es un sueño para nosotras. Lo estamos haciendo muy bien, estamos siendo muy constantes en todos los partidos, excepto el día que jugamos frente al Atlético de Madrid. Estamos ganando partidos con bastante solvencia, estamos seguras y estamos ahí porque lo merecemos. Mantenerlo no es fácil, descansaremos unos días en casa y volveremos con ganas de mantener ese puesto, porque todos los que están detrás quieren estar ahí, e intentaremos mejorarlo”. Para el nuevo año que en pocos días dará comienzo, los deseos de Nagore se encaminan a “crecer como equipo, llegar al máximo de lo que podamos dar como equipo, y, personalmente, todo lo que sea conseguir cosas y poder aportar al club mucho mejor”.