La tradicional comida que reunió a la práctica totalidad de los trabajadores del club significó el arranque de la agenda navideña pautada por la entidad de Orriols. El acto tuvo como epicentro los salones del Restaurante La Ferradura en la Playa de La Patacona, un espacio geográfico vinculado con la historia centenaria de la sociedad azulgrana. Hubo presencia de la mayoría de los estamentos que componen el levantinismo militante encabezados por la nómina de futbolistas que integran la primera plantilla que compite en la elite. Las jugadoras del Levante Femenino y los miembros del Atlético Levante también participaron en este evento que echó en falta a la representación del Fútbol Sala.

Los pupilos de David Madrid tenían esa tarde tenía una confrontación mayúscula para apurar sus opciones de ingresar en la Copa del Rey. Los capitanes de los principales equipos del club granota, junto a Quico Catalán, brindaron por el año nuevo entrante. Fue el punto de partida de las Navidades. Unas jornadas más tarde el protagonismo fue para los compañeros de la prensa valenciana. El 20 de diciembre el Levante celebró la VII Gala de los Premios Periodísticos que se desarrolló en el marco de la habitual cena de Navidad que reúne a los medios de comunicación que habitualmente siguen las incidencias de la escuadra azulgrana.

Iván López ejerció de improvisado presentador junto a Delia Bullido. La gala tuvo como escenario el Sporting Club Valencia. La acción se trasladó a la Feria de Valencia entre el veintiséis de diciembre y el cuatro de enero. Se trata de uno de los focos cenitales de la Navidad en perspectiva levantinista. Los seguidores azulgranas más jóvenes disfrutaron en el stand granota decorado para la ocasión profusamente con infinidad de símbolos relacionados con la entidad. No faltaron las mascotas representativas del club. Como sucede en los prolegómenos de los partidos de la competición oficial, B&G  capitalizaron la atención de los más imberbes.

Paralelamente las tiendas de la entidad, sitas en el Estadio del Ciutat de València y en la populosa Calle de Colón, se llenaron de aficionados blaugranas ávidos de trufar las fiestas navideñas con productos relacionados con el Levante. No obstante, la jornada por excelencia de las Navidades quedó condensada en la tarde del cinco de enero. A escasas horas del desembarco de sus Majestades Los Reyes Magos de Oriente en los domicilios de los niños valencianos, el Levante participó en la tradicional cabalgata que transcurrió por las principales vías de la ciudad con una carroza que le distinguía. Hubo una delegación de jugadores del primer equipo. Campaña, Chema, Morales, Bardhi, Iván y Roger repartieron sonrisas y emociones.